My view

tal cual, en un determinado momento...

artEfímero

Una forma de denuncia, de resistencia, de movilización social. También el reflejo de cientos de egos en un carrusel incomprensible de caligrafía y firmas. Arte nacido para no perdurar que hoy vive buenos momentos gracias a la proliferación de grandes murales. En no pocas ocasiones auténticas joyas que cuesta encontrar. Es más, la experiencia de la búsqueda entre ruinas industriales, barrios deprimidos o no, es casi tan grata como los hallazgos. ArtEfímero, arte al fin y al cabo.

«Autorretrato»

 

Graffiti con mensaje, como medio de comunicación alternativo, imágenes y textos que perduran en el tiempo lo que los muros en los que fueron plasmados con nocturnidad y alevosía. Contrapoder, la ley de la calle, reflejo de uno de esos mundos que también contribuyen a que el de todos sea lo que es. Temática muy diversa, adelantada a su tiempo, siempre removiendo conciencias.

«Toxic love I»

«Adolescencia complicada»

«Alguien vigila»

«Alguien vigila I»

«¿Alguien vigila?»

«Resistencia»

«Sí, tú»

«Sí»

«Tú misma»

«Tú mismo»

«Ninis»

«Algarabía»

«Homeless»

«No entres…»

«… en esa noche»

«¿Qué opinas?»

«Insurrección»

«Panamá vs USA»

«Euskal Herria»

«It’s up to you»

«The answer…»

 

Aunque su tamaño suele ser considerable, aunque su colorido suele ser notable, ciudadanos de todo tipo y condición pasan junto a ellos sin siquiera verlos. Es más, jamás he visto a alguien detenerse ante estas muestras de arte invisible y efímero, sólo a quienes observan con cierta curiosidad qué estoy fotografiando. ¿Costumbre, desprecio, vidas que van demasiado rápido, problemas que nos aíslan del mundo en el que vivimos y que nos rodea? Seguramente de todo un poco.

«Alguien vigila II»

«El pasillo de casa…»

«No mires… por si acaso»

«¿No me ves?»

«Chica de ayer, chica de hoy»

«Autorretrato»

«Escondite»

«Paseando al dueño»

«Alguien vigila III»

«Dichoso móvil»

«Alguien vigila IV»

«Bad girl»

«Cada cual su razón»

 

Una farola en un lugar aislado nos invita a cantar bajo la lluvia, monstruos imaginarios en muros que a duras penas se mantienen en pie, huecos que fueron ventanas y que ahora son ojos de seres imposibles, seres imaginarios disputándose planetas, graffiteros pintados por graffiteros… arte urbano decoración de espacios degradados, también muestrario estable y organizado del buen hacer de artistas alternativos.

«Como si nada»

«Gaztetxe»

«Alguien vigila V»

«Imaginación»

«Visionario»

«Operario municipal»

«Mundos diversos»

«Bruja»

«Elfa»

«Fantasmas»

«Alguien vigila VI»

«Alguien vigila VII»

«Mambruno»

«Feliz e indocumentada»

«Miau»

«Autorretrato I»

«El Axpe»

«Paper love»

«Danza jemer»

«Música jemer»

«Girl from Cambodia»

«Battambang circus»

«Pessoa en Kampot»

«Always…»

«Rocío on the road»

 

Con el tiempo el graffiti ha dejado de esconderse allí donde poca gente va a servir de reclamo para atraer clientes. Actividades de todo tipo recurren al arte urbano como marca comercial de sus locales dirigida a públicos muy concretos. Obra social, impresión de obras de arte, tatuajes, servicios sociales… arte efímero que en puertas, paredes y persianas deja de serlo.

«Un clásico»

«Smoker»

«Universo tatoo»

«A la moda»

«Un calorro en Bilbao»

«One way»

«… las justas»

«Renovar con color I»

«Renovar con color II»

«Todo surf»

«Costera del pollo»

«Lejos del mar»

«Pelu y cementerio»

«Siempre Banksy»

«Hogar de libros»

«Pan artesano»

«Vuelta al cole I»

«Vuelta al cole II»

«Vuelta al cole III»

«Atención… niños»

«Obra social»

«Jatetxe»

«Clorofila Digital»

«Planeta heavy»

«Étanche»

«¿Qué miras?»

«¡Me meo!»

«Corto Maltés y…»

 

Boeung Kak, Phnom Penh… era un barrio conocido por su lago, hoy seco, y por ser foco de tráfico de estupefacientes e inseguridad. Un proyecto urbanístico que después de décadas sigue siendo proyecto obligó a miles de familias a un cambio obligatorio de vivienda. Movilización ciudadana contra la especulación y artística para la revitalización del barrio. Graffitis con firma, cada vez más deteriorados por el paso del tiempo, en un barrio hoy muy tranquilo, hospitalario e interesante.

«Boeung Kak I, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak Ia, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak Ib, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak II, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak III, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak IV, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak V, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak Va, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak Vb, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak VI, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak VII, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak VIII, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak IX, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak XIII, Phnom Penh-Camboya

«Boeung Kak X, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak XI, Phnom Penh-Camboya»

«Boeung Kak XII, Phnom Penh-Camboya

 

Han llegado para quedarse… en edificios oficiales, en inmuebles privados, en lugares singulares de pueblos y ciudades. El graffiti ha mutado en grandes murales con firma y reconocimiento oficial. Decoración urbana de gran formato y calidad.

«Dream…»

«Dream I…»

«Dream II…»

«Dream III…»

«artWall»

«Alguien vigila VIII»

«Alguien vigila IX»

«Alguien estruja»

«Ayer y hoy»

«Lo que fuimos»

«Pasado industrial»

«Tiempo atrás»

«Hace tiempo»

«AHV I»

«AHV II»

«Un sueño»

«Zona muerta»

«La luz que nos guía»

«Apoqueclipse zombi»

«El graffitero…»

«… graffiteando»

«Vitoria interracial»

«Bienvenido a Oporto»

«Dublin»

«Galway»

«NYC»

 

Muestrario caligráfico infinito, impulso animal para marcar territorio, necesidad irrefrenable de sentenciar que «aquí estoy yo», no siempre saber qué, entre los eruditos relativamente fácil saber quién. Firmas que se convierten en graffitis, graffitis que sólo son firmas. En cualquier caso, una colorida seña de identidad.

«Sestao I»

«Urduliz I»

«Gorliz I»

«Leioa I»

«Leioa II»

«Bilbao I»

«Bilbao II»

«Sestao II»

«Sestao III»

«Plentzia I»

«Plentzia II»

«Lemoiz I»

«Bilbao III»

 

Observamos el bosque sin detenernos en los maravillosos detalles de cada árbol… y cada uno los tiene. Me fascina la incorporación de elementos de nuestro mobiliario urbano al arte efímero, siendo el propio lienzo, parte determinante de la obra o quedando oculto por el spray de colores. Es la máxima manifestación de urban art, esa que sólo percibe quien se detiene ante cada obra de arte efímero. Banksy lo tiene muy claro.

«Una cisterna»

«Un banco…»

«… otro banco»

«El cableado»

«Unos bancos»

«Unas gradas»

«Puertas y ventanas»

«La cancha»

«El skatepark»

«El mismo skatepark»

«Un frontón»

«La Carola»

«La Banksy-móvil»

«un careacol»

«Una señal»

«Una ventana»

«La pantalla y la farola»

«Canasta»

«Una caravana»

«El camping»

«Una fuente pública»

«La barandilla»

«Otra barandilla»

«La escalera»

«Cualquier muro»

 

La inmensa mayoría de los graffitis tiene una elevada dosis de clandestinidad. Trabajo a toda velocidad en lugares oscuros, apartados, en ruinas, sucios… en ocasiones poco seguros y hasta peligrosos. De ahí que LA BÚSQUEDA sea tan especial, en ocasiones obligándote a abandonar tu zona de confort y enfrentarte a lo desconocido, al encuentro inesperado, a cierta sensación de indefensión. Es una experiencia intensa entrar en un pabellón semi-derruido, pero lo es aún más subir al primero o segundo piso de un edificio abandonado.

«Un barrio que se reivindica»

«Barrio degradado»

«Pabellón abandonado»

«Lonja ruinosa»

«Segundo piso»

«Ruinas industriales»

«Zona de obras»

«La casa del patrón»

«Bunker Faro I»

«Bunker Faro II»

«Bunker Faro III»

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

© 2020 My view

Contacto glicadas@gmail.com - Tfno: 688 80 92 46